A partir de 2015 Alemania no tendrá déficit

El equipo de Schäuble estima mayores ingresos, principalmente vía impuestos aunque sin incrementar la presión fiscal, y recortes del gasto en una cuantía similar

Imagen

El presidente del Partido Socialdemócrata (SPD), Sigmar Gabriel, y la canciller alemana, Angela Merkel

El Gobierno alemán aprobó hoy un plan financiero que contempla que 2014 sea su último año con déficit, y de apenas el 0,2% del producto interior bruto (PIB), pese a los mayores compromisos sociales a que se ha comprometido la gran coalición.

Según el segundo borrador de los presupuestos generales de este año y las previsiones fiscales para el período 2015-2018 sancionadas hoy por el Consejo de Ministros, el gobierno federal incurrirá en un nuevo endeudamiento de 6.500 millones de euros este año y se abonará a partir de entonces al “déficit cero”.

“El mensaje más importante es que queremos terminar esta legislatura (2013-2017) sin más nuevo endeudamiento”, aseguró el ministro de Finanzas, Wolfgang Schäuble, en una posterior comparecencia ante los medios.

Este nuevo endeudamiento es claramente inferior a los 22.100 millones de euros registrados el pasado ejercicio y el menor de los últimos cuarenta años.

Además, teniendo en cuenta la influencia de factores coyunturales, las cuentas del Ejecutivo de gran coalición de la canciller cristianodemócrata Angela Merkel cerrarían con un pequeño superávit, indicó el Ministerio de Finanzas en un comunicado.

El equipo de Schäuble estima mayores ingresos, principalmente vía impuestos aunque sin incrementar la presión fiscal, y recortes del gasto en una cuantía similar.

El presupuesto para 2014 prevé unos ingresos por impuestos de 268.900 millones de euros (9.100 millones más que en 2013), 23.100 millones en otros ingresos -principalmente, retornos de inversiones- y unos gastos de 298.500 millones (9.300 millones menos).

Los recortes, en las carteras de Merkel

Las partidas que más aumentan con respecto a 2013 son las de los Ministerios de Medio Ambiente (+122%), Economía y Energía (+21%) y Familia (16%), Justicia (6%) y Exteriores (4%), todos en manos socialdemócratas, aunque estas tasas quedan algo distorsionadas por el nuevo reparto de competencias ministeriales tras las elecciones.

Por su parte, las partidas que sufren mayores recortes son las de los Ministerios de Fomento (-14%) Sanidad (-8%), Interior (-1%) y Defensa (-1%), todos en manos conservadoras.

A partir de 2015, las cuentas del Gobierno alemán -que no incluyen las de los estados federados, los municipios y la caja de la seguridad- no cerrarán más en rojo y el Ejecutivo conformado por los conservadores de Merkel y el Partido Socialdemócrata (SPD) tendrá “un creciente margen de maniobra” para cumplir los compromisos financieros a que se ha comprometido.

Estos compromisos han llevado a Schäuble a modificar sus previsiones para los ejercicios venideros, ya que si en los últimos años abogó por emplear un creciente superávit para reducir la deuda, hoy habló de incrementar ciertas partidas.

Entre ellas destacan en el ámbito social las ayudas para madres y el adelanto de la edad de jubilación en ciertos casos, así como el aumento de las inversiones en infraestructuras, educación y ayuda al desarrollo, y las líneas para descargar financieramente a “Länder” y municipios.

El Ministerio estimó en su nota que “las medidas prioritarias del acuerdo de coalición” firmado el pasado diciembre, supondrán unos 23.000 millones de euros.

Lo principal, «solidez fiscal»

Todos estos asuntos, recalcó Schäuble citando el acuerdo entre conservadores y socialdemócratas, sólo se implementarán si la salud financiera de Alemania lo permite, ya que lo principal es mantener la “solidez fiscal” de la mayor economía europea.

Su intervención abundó en los principales términos económicos que Alemania ha promovido para Europa desde la irrupción de la crisis: “freno de la deuda”, “sostenibilidad”, “competitividad” y “reformas estructurales” para combatir los problemas de “confianza”.

El Estado alemán -esto es, la federación, los “Länder”, los municipios y la caja de la seguridad social- cerraron 2013 con un superávit mínimo de 300 millones de euros.

En ese ejercicio, el déficit del Gobierno federal y los “Länder” se vio más que compensado por los superávit de los municipios y la caja de la seguridad social.

El de 2013 fue el segundo año consecutivo en que el conjunto de las administraciones públicas alemanas lograron el equilibrio presupuestario, liderando con el ejemplo el camino hacia la consolidación fiscal en Europa

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s